ShareBar
Florilegios y otras Heterodoxias

PRISMA: Una alternativa para la libertad, la paz, y el aprendizaje


Colombia afronta una de las crisis más profundas en materia educativa. Y no es precisamente por la escandalosa posición en que se ubicó en las Pruebas Pisa, ni por los bajos rendimientos académicos de los estudiantes, o por el divorcio latente entre la familia y la escuela.

La crisis tiene su origen en el arraigamiento de un sistema educativo tradicional anacrónico a las necesidades de la “nueva” sociedad colombiana, un sistema que privilegia la desigualdad e inequidad, que promueve un “statu quo” basado en la economía no en el conocimiento, y que afianza imaginarios negativos en torno  al proceso educativo, a cambio de altas tasas de deserción estudiantil.

Los maestros nos enfrentamos cada mañana a la apatía juvenil, al ausentismo afectivo de la familia, a la pobreza económica y peor aún, la espiritual, de nuestros estudiantes; al negativismo encarnado en los sueños del mayor tesoro de una nación: los niños y los jóvenes; a las dificultades propias de su edad, ahondadas por una sociedad indiferente, competitiva y frívola.

Justamente, allí, en esa realidad particular es que surge PRISMA. Una propuesta pedagógica que promueve la transformación de los espacios, las metodologías, los actores  y sus roles al interior del proceso educativo. De esta forma, encuentra sentido el “principio rector” de la propuesta:

La escuela debe promover el trabajo colaborativo, la resolución de conflictos entre pares, el autoaprendizaje y el uso de las tecnologías como mediador de la información, que permita al joven construir su propia percepción de la realidad y del mundo”[1]

Al promover el autoaprendizaje, el estudiante asume un rol protagónico que exige nuevas actitudes y aptitudes en pro de la construcción del conocimiento, afianzando habilidades y destrezas como la comunicación asertiva, la lectura comprensiva, la producción escrita y la creatividad para resolver situaciones problémicas, además del fortalecimiento de valores propios del trabajo colaborativo que lo hacen más apto para asumir, cada vez,  tareas de mayor complejidad.

La mediación de las TIC en dicho proceso es imprescindible, pues coloca al estudiante en un entorno académico que trasciende lo nacional. En un mundo globalizado, vertiginoso y en constante cambio, el uso de las herramientas informáticas desde la ética, la honestidad, el respeto y la innovación, marcarán una enorme diferencia social. Francesco Tonucci afirma respecto a la escuela:

Debe ser el lugar donde los chicos aprendan a manejar y usar bien las nuevas tecnologías, donde se transmita un método de trabajo e investigación científica, se fomente el conocimiento crítico y se aprenda a cooperar y trabajar en equipo”[2]

Ahora bien, en la búsqueda de un aprendizaje efectivo, permanente, y reflexivo, el acto pedagógico en PRISMA, se cimenta en el Aprendizaje Significativo y el Aprendizaje Basado en Problemas. El afianzamiento de actitudes y mensajes positivos se hace desde la Programación Neurolingüística lo que implica un cambio en las actitudes del maestro quién debe promover ambientes dialógicos saludables, el autoreconocimiento de debilidades y fortalezas de ambos actores y la inclusión del juego como parte de la praxis pedagógica. En esta nueva dinámica el viejo imaginario de “la clase” y “el aula” se transforma a uno nuevo más alegre, más nutritivo académicamente, más gratificante. Alvin Toffler en su libro “El shock del futuro” citó una idea de Herbert Gerjuoy respecto al analfabetismo y que hoy debemos tener muy presente los maestros:

“Los analfabetos del siglo XXI no serán aquellos que no sepan leer y escribir, sino aquellos que no puedan aprender, desaprender y reaprender”

 

La educación colombiana tiene hoy una enorme oportunidad: transformar la sociedad caótica, pesimista, violenta y desesperanzada por una nueva con sueños, con oportunidades, con sus propios caminos y esperanzas, preparada para afrontar los retos del futuro: una comunidad profundamente ética, decididamente propositiva, inagotablemente innovadora. PRISMA pretende construir el puente que nos acerque a una sociedad equitativa, en paz, y libre de las ataduras que durante tanto tiempo nos han marginado de una Colombia mejor.

 

Esp. Hernán Mallama Roux

Profesor Español y Literatura.



[1] Esp. MALLAMA R. Hernán. PRISMA: Alternativas para el aprendizaje efectivo en ambientes confortables basado en la integración de las Tecnologías de la Información y Comunicación y enfoques pedagógicos de vanguardia. Diciembre 2013.