ShareBar
Florilegios y otras Heterodoxias

Desde estas y otras tierras

  
 

   



ACUSADOS

Traigo desde la cama
despeinada la cabellera y la sonrisa.
En el espejo
la desnudez se hace evidencia
y condena:
una contemplación
no del todo abstracta del otro
que nos mira desde el reflejo
con la languidez del somnoliento,
con la mirada del presagio y la intemperie
puesta en la erecta extensión
que nos señala.

 

 

                       Parte I  Desde la tierra del Hombre
                       Del tríptico “Desde estas y otras tierras”





CORROSIVOS MENTALES Y OTRAS CUESTIONES

                                               

¡Dios mío, viejísimo, terrible y más que amadísimo
monstruo, hediondo y corrosivo inquilino, ternísimo,
batuqueable y espesísimo gargajo que algún día
expulsaré con todo el pantano, las alimañas y
la espesura de mi alma, aparta de mí este cáliz!

Celia se Pudre
Héctor Rojas Herazo

 

Por qué la náusea.
Por qué este miserable que se esconde
del día y los abrazos.
Por qué esta cárcel de cemento
en la que morimos
con la certeza de la libertad.
Por qué esta armonía armada a pedazos,
a bolillo, a escupa y sangre,
a huesos que se contraen y quiebran.
Por qué la esperanza,
por qué esta nube que promete un invierno
y un café en la diecinueve.
Por qué estas ganas de ti, ¡Dios!,
cuando no nos cabe una mentira más
bajo la piel.

 

 

                                   
 Parte I  Desde la tierra del Hombre
del Tríptico "Desde éstas y otras tierras"