ShareBar
Florilegios y otras Heterodoxias

Poemas de otros...

Búsqueda personalizada


  
 

   


Nada es más acogedor que un texto que se acerca a uno lentamente, sin intereses ni prevendas. Él, en su dinámica, empieza a ocuparnos de tal forma que nos ahoga y posee, termina siendo un espejo de nuestra propia historia. Por eso, no tengo miedo, acérquese sin precauciones y mire lo que queda de usted.